viernes, 23 de septiembre de 2016

A todos lados que miro esta oscuro. A todos lados que miro hay olor a traición, a infidelidad, a mentira, a muerte. Ese masoquismo de verme gozar sufriendo. El gusto salado de la lagrima. Los ojos rojos e hinchados. Peor que la auto flagelacion, el dolor no se va por ningún lado. No puedo escapar de esa oscuridad, no puedo escapar de mis demonios. Y la historia se repite una y otra vez. No sé de donde sacar las ganas para salir de ese lugar de placer de amar enfermizo.  NO lo quiero más. Me estoy muriendo viva. Es un infierno que me arde en toda la piel y el alma.  No puedo salir. Necesito salir.