miércoles, 24 de agosto de 2016

De qué sirve seguir la misma historia? 
Ni yo soy la madre Teresa de Calcuta ni el Papa Francisco. 
Mentimos los dos, nos traicionamos los dos.
Quiero que me hipnoticen y olvidarme de el y de este dolor.