sábado, 26 de diciembre de 2015

Hace unos cuatro meses estoy así y todavía no logro abrir los ojos. Hace 120 días que se me rompió un sueño, un corazón, una ilusión, un todo. Como siempre digamos... volviendo a tropezar con la misma piedra.