jueves, 10 de diciembre de 2015

Decidiste ser el poder del horror. Decidiste ser un huracán y arrasar con todo de mi. Decidiste convertirme en tristeza, en laguna. Te amo y no dejo de pensar en que ojalá Dios nos cruce de nuevo y poder terminar de amarnos de una vez.