martes, 6 de octubre de 2015

Como siempre: hay que esperar. Hay que dejar pasar el tiempo, hay que sufrir un poco más. Y después de la tormenta siempre sale el sol.