martes, 10 de marzo de 2015

Puede que no estemos en el mismo barco, pero si en el mismo océano.