lunes, 17 de noviembre de 2014

Y volvió, como dije. Volvió para volver a irse. Para no insistir un poquito más, por cobarde, caradura. No arriesgo nada, no se quemo. Y a la vez pensé ¨mejor, no quiero volver a tener esa enfermedad enfermiza de los celos y después morirme de tristeza¨.