lunes, 17 de noviembre de 2014

Decidí encerrarme, aislarme para no sufrir, y a veces me siento genial... pero después necesito tanto de vos, de ustedes.
Y volvió, como dije. Volvió para volver a irse. Para no insistir un poquito más, por cobarde, caradura. No arriesgo nada, no se quemo. Y a la vez pensé ¨mejor, no quiero volver a tener esa enfermedad enfermiza de los celos y después morirme de tristeza¨. 

jueves, 6 de noviembre de 2014

me puse detrás de un escudo que no deja entrar a nadie. No pasan sentimientos, no llegan a mi. Y ahora, me siento en la locura. Soy una dinamita a punto de estallar de lagrimas. Porque te necesito, porque necesito de ese amor. Soy débil ante esta situación, no tengo defensas y mi escudo se va debilitando...