domingo, 25 de mayo de 2014

Porque nadie se despierta por la mañana queriendo a alguien y deja de quererle a la hora de la siesta. Nadie deja de querer a alguien en dieciocho minutos