sábado, 26 de abril de 2014

No te vuelvas a acercar. Aléjate, vete lejos. No vuelvas. Haces caer mis lagrimas y no me esta gustando sufrir así. Me canse de perdonar cuando no hago otra cosa que dar. Una vez me arrancaron mi vida y perdoné aunque la herida nunca cicatrizó. Y comprendí que no era toda suya la culpa. Pero dejen de dañarme, creo que no lo merezco. Déjenme sonreír, déjenme olvidar y seguir. Y ustedes, mientras, manténganse lejos...