miércoles, 26 de marzo de 2014

Paso caminando por determinados lugares que recorrí anteriormente en una época de mi vida muy oscura y logro absorber y revivir aquel dolor tan inmenso y profundo que sintió mi corazón. Se me remueven sentimientos y pensamientos, algo tan devastante para mi que quisiera no volverme a recordar tanta tenebrosidad vivida. Es increíble ver como logré borrar por completo de mi memoria algunas cosas que todavía sigo forzando para poder acordarme y no puedo porque están demasiado enterradas y sepultadas en mi cerebro. Pero puedo decir que fue un buen dolor, una buena trompada y un buen aprendizaje.