viernes, 17 de enero de 2014

No puedo creer como la vida quiere llevarse a personas tan buenas de corazón. Desde que llegaron al mundo no pararon de hacer el bien, sacar sonrisas a la gente, ayudar y estar siempre predispuesto. Se lleva a ese tipo de gente que esta en extinción.  Habiendo tanta gente que ha hecho tanto mal, habiendo tanta gente que sueña profundamente con el día de su muerte, que lo espera con ansias... se lleva a los mejores. Pero le pedí a mi Dios, donde quiera que este, que proteja a mis seres queridos y a todo el mundo que quiera vivir aquí. Estoy completamente segura que escucho mis plegarias, que los va a abrazar de protección. Esas enfermedades van a desaparecer, van a  lograr curarse... y si mueren será por vivir tanto, de viejos, como corresponde. Sean fuertes, luchen por ustedes.