sábado, 2 de noviembre de 2013

No lo quise así. No pude hacer florecer mis dotes de la seducción. Jamas me hicieron sentir tan miserable como aquella noche. Tenia un plan y se destrozo en dos segundos. Yo lo quería retener en mi paraíso y el me acorralo en el suyo.