miércoles, 22 de mayo de 2013

No me podes olvidar.                             
       Te arrepentís.
No me vas a olvidar.                                     
Te vas a seguir arrepintiendo.

Ese es el castigo del daño que me hiciste... el no poder olvidarme NUNCA.
Y lo sé. 
Es una certeza.