sábado, 13 de octubre de 2012

Los dos nos queremos eso era obvio desde un principio. No sé porque no me llamo tanto la atención la primera vez que lo vi, pero después de tanto insistir era imposible resistirme a sus encantos, él era diferente conmigo, estaba con todas pero yo le gustaba en serio. Y lo sé, sé que es así. Triste es que sea demasiado imposible o complicado salir con alguien cuando la distancia es amplía y tienen horarios diferentes, más siendo como soy yo que necesito a esa persona gran parte del día junto a mi. Más allá de eso, él me tiene por loca, no entiende mi posición sobre la situación y no entiende que en realidad, estoy loca porque sus encantos atrapan mis pensamientos gran parte del día. No decidí alejarme de él sólo porque es mujeriego y tenga miedo, además, es muy imposible poder ser ¨algo¨ por los obstáculos que tenemos a distancia... sino, mi mayor miedo es que, también,  hay una gran posibilidad de que pueda terminar exageradamente enamorada de este sujeto.
Pero el arrepentimiento de no saber lo que pudo haber pasado con él es más fuerte que yo, mis ganas de verle, de tocarle, de besarle son extremadamente fuertes.
Y mi orgullo de no querer hablarle lo vencí. Ahora creo que es él, quien comprendió que era difícil concretar algo conmigo... y simplemente le dije, que quería volver a lo de antes, que si se tornan más serias las cosas, lo resolvería después y me fijaría como manejar mis sentimientos más adelante, pero si en este momento era él quien no quería saber más nada conmigo, era completamente entendible y respetable, que se olvide lo que le dije pero que me haga saber su respuesta. Y así estamos, locos por volvernos a ver pero fingiendo que no sentimos nada.