sábado, 30 de junio de 2012

viernes, 8 de junio de 2012

Me veo a mi hace unos meses, me veo a mi hace unas semanas... no veo nada.
Todo estaba oscuro, todo era malo. Estaba sola, completamente sola. Bah, estaba rodeaba de gente que me ama y que me quiere tal cual soy pero ninguna me llenaba. Estaba vacía por dentro, nada tenía sentido alguno. Me estaba muriendo de tristeza... los kilos bajaban y bajaban, las ojeras crecían, la palidez se apoderaba de mi, el amor se iba... No sentía nada. No tenía esperanzas, no tenía ganas de reír... hasta creí que no volvería a sonreír. Me estaba consumiendo, la tristeza se me había hecho un vicio.  Me invite a quedarme sola, no me importaba hablar con alguien, no me importaba ver a alguien, quería estar sola, yo y mis sentimientos, yo y mis pensamientos... yo y mi masoquismo. Se me cerraron todas las puertas de golpe, se había cortado toda luz presente y se hicieron ausentes. Cuantas veces me habré preguntado... ¿ para qué vivir ? . Era mi duelo, el mio y el de nadie mas, nadie comprendía el porqué. Mi duelo de dejar cosas en el pasado y tener que olvidarme completamente de personas, de alejarme de mi infancia, de cambiar de persona, de dejar a la persona que amo, de aceptar que alguien no va a cambiar por vos, de irme a otro lugar y muchas cosas mas incomprendidas para cualquier ser humano con un estado de animo normal. Me sentía mal, me sentía como en la profundidad del océano  tratando de salir a la superficie y no poder llegar nunca.  No exageraba... es que no veía la salida de todo eso, me costo dar vuelta la página y empezar de nuevo y ver todo lo que me estaba perdiendo. Mi ultimo año, mis amigos, mi familia ... mi papá y mi hermana sobre todo. Me estaba perdiendo una etapa de mi vida que esta buenísima y en este momento me pongo a pensar y me digo a mi misma ¿ porqué tarde tanto en darme cuenta de todo esto ?. Tarde en poder levantarme. Tarde en poder darme cuenta que tenía todo en mis manos y no sabía aprovecharlo. Y ahora estoy bien, viéndole la solución a todo, levantándome poco a poco, llegando a la superficie, volviendo a respirar. Tome color, mis ojeras ya no están, mi sonrisa volvió. Y sólo me queda agradecer a toda persona que aporto a la causa, a toda persona que me ayudo, que me dio una mano y me sostuvo. Y también a aquellas que me hicieron tan mal, que gracias a todo eso me hice fuerte. Muy fuerte. 

sábado, 2 de junio de 2012

Lo supe hace meses, desde que conocí ese par de ojitos.
Supe cuanto iba a durar, supe como iba a terminar.
Y ahora lo entendí y te deseo lo mejor.. pero no vuelvas aqui.