domingo, 22 de abril de 2012

De vuelta a la rutina, Nos vestimos sin hablarnos... La prisa puede más que la pasión.
Me pesa cada día los recuerdos y los ratos como dardos clavan este corazón.
Y la melancolía Me ataca por la espalda sin piedad y de pronto me pongo a pensar...
Que si nos quedara poco tiempo, Si mañana acaban nuestros días  y si no te he dicho suficiente Que te adoro con la vida,  Que si nos quedara poco tiempo y si no pudiera hacerte más el amor...   Si no llego a jurarte que nadie puede amarte más que yo....
La tarde muere lento y las horas me consumen, Estoy ansioso por volverte a ver.
No puedo comprenderlo como fue que la costumbre cambio nuestra manera de querer.
Nadie sabe en realidad que es lo que tiene hasta  que enfrenta el miedo de perderlo para siempre.