sábado, 4 de febrero de 2012

Y al final lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.