martes, 21 de febrero de 2012

Escribí una nota decidiendo el día de mi muerte. :



Aquí estoy, ante ustedes escribiendo en una hoja de papel con mi bolígrafo preferido que lo suelo usar para acontecimientos demasiados importantes. He aquí mi muerte. 
No sé porque estoy muriendo, ni cómo... no sé si tengo alguna chance de seguir viviendo u oportunidad de seguir caminando o pensando pero de hecho sé que estoy al limite. Al limite de mi vida, casi cruzando la linea; para algunos será una alegría y para otros una desgracia, pero aquí estoy pidiéndoles mi salvación. Capaz entenderán que salvarme significa seguir con vida ... pero no, desconectenme, no quiero vivir después de un terrible accidente o lo que haya arrancado algunas de mis extremidades, no podría vivir después de eso. También puede ser que mi motivo de muerte sea diferente, tal vez una enfermedad me esta quitando la vida... pero dejen que sea así no luchen contra el destino, algún día voy a morir.
Solo déjenme con vida si es que todavía no cumplí el sueño de ser madre, quiero dejarle algo lindo al mundo. 
Perdónenme las personas que me aman y me están viendo partir, la vida es así tiene un final, quiero que este sea mi final... no se si estoy feliz o infeliz, no tengo nada que agradecerle a la vida hasta ahora... no me gusto venir al mundo y enfrentarme con lo desconocido.
 Donen mis órganos y después háganme cenizas... tírenlas a donde quieran pero antes pidan tres deseos... yo trataré de hacerlos realidad. 
No se si en ese momento estaré casada, sola, o lo que sea, pero si es así.. mi amor rehace tu vida, cuida de nuestros hijos si es que los tenemos, no te preocupes ni lo lamentes, yo para ti seré un capitulo... vos Mi historia.
Llámenme cobarde lo acepto de todos modos, no tengo el coraje para enfrentarme a semejante.
No lloren por mi, alégrense, estaré feliz.