viernes, 16 de septiembre de 2011

No sé si quiero caerle bien a todo el mundo, no tengo por qué caerles bien. Algunos que aman mi personalidad y otros que la odian y es super entendible. Por eso nunca juzgué a quien le caí mal, siempre y cuando no se meta conmigo para lastimarme.