lunes, 1 de agosto de 2011

Ir sin ninguna dirección
nadie puede detenerte
que bien se siente
cuando nadie te pone limites ni te piden explicaciones.


Ahora imagínate, vos y yo corriendo
sin saber a donde, pero felices.
Dos pasajeros viajando hacia un lugar
donde solo existe el amor y nada más.


Ahora, calla... solo ríe. Hazlo por mi.
Que desaparezcan los problemas y todo lo que piensen los demás.