viernes, 24 de junio de 2011

‎" no me preguntes por qué lloro: pues ni yo sabré contesarte , ni tu comprenderme. Hay deseos que se ahogan en nuestra alma de mujer; ideas locas que cruzan por nuestra imaginación; fenómenos incomprensibles de nuestra naturaleza misteriosa, que el hombre no puede ni aún concebir. te lo ruego, no me preguntes la causa de mi dolor, si te la revelase,acaso te arrancaría una carcajada" Bécquer.