miércoles, 2 de marzo de 2011

> PAIN

la vida le enseño a no llorar,
a guardar en su corazón cualquier dolor,
no sabia por qué pero hace poco lo descubrió,
estaba guardando todo su dolor, lo estaba aguantando
para que cuando llegue el día indicado, hoy, tener las
suficientes lagrimas para largar y así en el momento que
el ha de terminar, estar lo sufisientemente satisfecho,
habra largado la pena injusta,
y aunque el hueco en su corazón sea enorme
y aunque la herida permanezca abierta toda su vida
encontrará algo o alguien quien la alivie por más que no lo llene ni la sane.