sábado, 19 de febrero de 2011

El alcohol se volcó sobre mi , vi las velas llegar a su final, los platos a lavar,
la cita se acabo y mi vestido rojo pasión, suave como el seda se estaba por quitar,
y a piel desnuda quedé solo para el, piel con piel, lo besé...
Me dejo caer sobre él, le susurre el amor que le tenía y no respondió,
Después de un rato la noche había llegado a su fin,
y al despertar no estaba ahí, desapareció, y después de días, talvez meses o quizás años, o nunca más aparecerá. A su forma me dijo adiós, ese fue el final de la historia que para mi significa la respuesta que jamás respondió en aquella velada : ‘yo no, yo no te amo’