miércoles, 15 de diciembre de 2010

Si que es complicada la vida,
más si recién estas en la línea del comienzo.
'' no me voy a dar por vencida '' me repetía una y mil veces,
pero que complicado es levantarse después.

Siempre hay una batalla perdida,
y yo lo sé más que nadie.
Que injusta es la vida,
estaba tan decidida y positiva.

Pero con un No se me cayó el mundo entero,
como si esa persona tuviera el poder en mi,
agarro mi vida como un papel, la abollo y luego la tiro al cesto.

Esa angustia me comía por dentro,
como si no pudiese hablar nunca más,
ese vacio en mi pecho termino de partirme, de dividirme en dos.
No lograba entenderlo, no, no lo entendía;
No estaba como opción en mi vida.

La locura de poder hacer cualquier cosa en ese estado era muy peligrosa.
Las lagrimas cayeron sin cesar, pero no era suficiente para liberar el dolor.
No veía el momento de ver correr la sangre en mi cuerpo,
pero no habia herramienta alguna para hacerlo,
y el dolor se acumulaba, hasta no quepar en mí.