miércoles, 4 de julio de 2018

Hay que valorar:


  • El rayito de sol: cerrar los ojos y sentirlo en la cara.
  • La ducha calentita del invierno: sentir cómo cae el agua por la espalda.
  • Una suave brisa fría: sentir como nos eriza la piel.
  • Los “cinco minutitos más” de la mañana: dormirlos con una sonrisa de oreja a oreja.
  • La comida rica de la abuela: saborear hasta el último bocado.
  • Llegar a casa cansado y agarrar la cama: aplica a la noche o a la mañana cuando volves del boliche.
  • La lluvia y el frío: dormir y escuchar las gotas caer y los truenos tapaos hasta la nuca.
  • Una tarde de Netflix.
  • Un café con leche.
  • El chocolate.
  • Las hojas caídas del otoño.
  • El frío del invierno.
  • Lo alegre del verano: el bronceado, el mar, los amigos, las noches, los helados, la playa y las duchas refrescantes.
  • Las vacaciones.
  • El trabajo: siempre predispuesto y contento de tenerlo.
  • El techo: el hogar en su máxima expresión.
  • El amor de mamá.
  • La inocencia de mi hermana.
  • Los abrazos.
  • Los amigos: sus alegrías y logros.
  • Los momentos de soledad.
  • La salud.
  • La familia.
  • Las comidas elaboradas.
  • El amor del novio: los detalles y sobretodo su temperatura corporal a la noche.
  • El poder tener: ropa para salir, para dormir o para andar porque si. 
  • La heladera llena.
  • Un auto para ir cómodo a todos lados.
  • La naturaleza.
  • Compartir mates.
  • La calefacción y el piso calentito. 
  • La pileta fría.
  • Una tarde de campo y paz. 
  • La tecnología.
  • Un mimo cuando más lo necesitas.
  • Poder dormir hasta cualquier hora algún día.
  • Poder salir a comer a algún lado.
  • Disfrutar un día de cine y pochoclos.
  • Que te cuiden cuando estás enferma: mamá siempre. 
  • Un llanto.
  • Una risa.
  • Un día ponerte linda.
  • El saber y tener acceso a la educación.
  • Las personas: aceptarlas y quererlas por cómo son.
  • Risas entre amigos.
  • A la gente que entra o se va de tu vida: siempre pasan para enseñar algo aunque a veces duela.
  • Poder expresarse.
  • Prender velas.
  • Poner música y cantarla y bailarla.
  • Escuchar la lluvia, mar, pájaros, grillos o el silencio.
  • Poder caminar, escuchar, hablar y ver. 
  • Un cuarto propio: la privacidad.
  • El poder elegir y decidir.
  • Ser independiente. 
  • Un baño de inmersión y sales.
  • El hacer el amor.
  • Estudiar.
  • LA VIDA. 

jueves, 3 de mayo de 2018

Todo termina.
Hasta lo más insignificante termina... pero cuando sabes que termino y que no va a volver a estar nunca más en tu vida... duele como la hostia.
Duele el final de una novela, el final de un libro, el final de una relación amistosa o amorosa... duele la perdida de la familia. Duelen los finales... Y odio que duela.

domingo, 28 de enero de 2018

De un día para el otro nos dejamos pero terminamos bien, demasiado bien. Y lo superé rápido. De vez en cuando trabajabamos juntos.
Un día me harté. Imposible mirarlo a los ojos y no sentir amor. Había crecido mentalmente, ya era un hombre con todas las letras. Ya tenía muchos proyectos en mente, coincidíamos totalmente. Y no paré de sentir amor. Amor puro y mutuo.


{ Ficción }

viernes, 25 de agosto de 2017

Soy auto-suficiente.
Soy atenta.
Soy alegre.
Soy amable.
Soy buena.
Soy creativa.
Soy cariñosa.
Soy decidida.
Soy divertida.
Soy detallista
Soy fuerte.
Soy feliz.
Soy flaca.
Soy genial.
Soy increíble.
Soy inteligente.
Soy independiente.
Soy ordenada.
Soy querible y querida.
Soy sensible. 
Soy seria.
Soy simpática.
Soy trabajadora.
Soy única.




Tengo independencia afectiva.




Les gusto.
Los intimido.
Se enamoran. 
Un minon.